Entre amantes


Porque cuando comienza a ocultarse el sol, el viento del norte  los acaricia, como encendiéndo sus miradas, como arrancándoles la ropa, como mordiéndoles los labios. Pero no es el viento, ni el tono a media luz, ni los expectadores detrás de la montaña…

Foto: Víctor Jurado

Texto: Itzel Liévanos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s