Entre lo trendy / Y el barrio


Entre lo trendy y el barrio se debaten un sinfín de injusticias, la parte más amarga del asunto es cuando te preguntas si acaso no todos merecemos el mismo trato. Mi vida tiene doble cara y entre una y otra existe un abismo llamado desigualdad.

De lunes a viernes transito por las calles de la Condesa, el hedor  es cada vez peor, perros y dueños salen todos los días a su caminata en el parque México, muchos de ellos no recogen el excremento de sus perros, los andadores también apestan, las glorietas, las fuentes; el olor característico de la colonia es ese, la mierda.

A pesar de ello todos los días hay barrenderos que lidian con los envases y demás basura que tiran los colonos en las calles, todos los días como es debido pasan los camiones recolectores de basura, todos los días hay vigilancia (pero no es casualidad) con Marcelo Ebrard viviendo a una cuadra de mi casa es obvio que la policía debe estar pendiente; velar por la integridad de “todos los vecinos”.

Lo mejor de todo y lo que más aplaudo son los centros de recreación con los que cuenta la Condesa, casas de cultura, bibliotecas, librerías, teatros, podría contar más de diez. Casi lo olvidaba el sistema de transporte de los hipsters también es la onda, las ecobici son un beneficio tan sólo para unos cuantos, trabajadores y habitantes de zona Rosa y la Condesa, pellizcos del Centro Histórico y Reforma, no más.

Pero pasemos a la otra cara, sábados y domingos regreso a Toluca, a Santa Ana Tlapaltitlan para ser más específicos, ahí la gente es también gente con la diferencia de que no son extranjeros; unos cuantos indocumentados uruguayos, otros argentinos pero no hay más, cuento 10 en la colonia. Y bien empecemos con la lista: los camiones recolectores de basura visitan Santa Ana dos veces por semana, no hay barrenderos pagados por el gobierno, sin embargo algunos vecinos salen todas las mañanas a barrer sus calles, también aquí hay muchos perros sólo que no usan correa, la mayoría no tienen hogar, a pesar de ello no apesta a mierda (sorpresivamente).

No hay una sola biblioteca, no hay una sola casa de cultura, tampoco hay parques, los colonos tiene que conformarse con las cascaritas que echan en los campos de Av. Las Torres, y falta mencionar que con la construcción de los pasos a desnivel, ya tampoco contaran con ese espacio, sumando a la lista, tampoco hay teatros, ni vigilancia, en muchas calles falta el alumbrado público, aún hay otras sin pavimentar.

La lista podría incrementarse, pero el fin es el mismo, así que aquí le paramos. Sólo dejo una pregunta abierta, acaso ¿no merecemos sin excepción el mismo trato? Vivir en el barrio de moda, vivir en el barrio bajo, se supone que deberíamos de gozar de los mismos servicios; pero al parecer los dirigentes de este país se han olvidado de ello. 

Propongo que gritemos, qué exijamos, que sin importar nuestra clase social, todos recibamos una vida de calidad. Que la próxima vez que vayan a votar no tachen al candidato de moda, que sean analistas de su entorno, que dejen de manejarse sólo por tendencias; gritemos, insisto, exijamos una VIDA DE CALIDAD.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s