Piedra, papel o tijera


El rasguño eléctrico proveniente de las uñas en la piel. La cosquilla incomoda y el silencio vacío. Las miradas se encuentran pero ya no se sienten.
Te veo de lejos—entre humo de cigarro y luz ámbar—afilándolas. El carrete de hilo escurrido de mis manos. Jugábamos a hacer macramé; una madeja que fue creciendo, hebras que sólo se mordían.
El reflejo brilló en mis ojos; me despierta para escuchar el filo de las tijeras trozándolo, trozándonos para siempre.

 

 

 

 

 

 

Imagenes: Egon Schiele
Texto: María José

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s